Castillo del Trovador Macias

Clasificación (0 Votos)

Monumentos

Trovador Macias y Castillo, s/n. 23750, Arjonilla Cómo llegar

Escenario del célebre romance del trovador Macías, este castillo, de origen árabe, es uno de los principales atractivos de Arjonilla. La leyenda, que inspiró a escritores como Lope de Vega o Larra y que cuenta el desafortunado amor entre el joven Macías y Doña Elvira, es, además, el argumento central de las jornadas medievales que cada otoño se celebran en el municipio.

Información

Horario

Lunes a viernes: 9 a 14:00h./19 a 21:00h.

El recinto del antiguo castillo vuelve, de este modo, a ser escenario del desdichado amor entre Macías y doña Elvira. Son los propios vecinos de Arjonilla los que, con trajes y aperos de la época,  se encargan de revivir el infortunio de los dos enamorados. Cuenta la tradición que el joven trovador, originario de la villa gallega de Padrón y al servicio del Marqués de Villena, se enamoró perdidamente de doña Elvira, una de las damas del séquito de la marquesa, y casada con un hidalgo de un pueblo cercano. Los enamorados fueron descubiertos al tratar de huir y él, encarcelado en el castillo hasta que el desdeñado esposo decidió zanjar el romance arrojándole un venablo que le traspasó el corazón. La fatídica historia sirvió de inspiración para dos de los grandes de la literatura española, Lope de Vega y Mariano José de Larra en sus obras “Porfiar hasta morir” y “El doncel de don Enrique el Doliente”, respectivamente.

Del primitivo castillo islámico de Arjonilla se tiene constancia por las excavaciones hechas en el conjunto. De hecho, los trabajos realizados en 1988 dejaron al descubierto en un extremo del patio de armas los cimientos de una importante torre de planta cuadrada que podrían corresponder a la primitiva fortificación. Tras la conquista cristiana, la Orden de Calatrava dotó al conjunto de una notable torre-puerta, en cuyo aposento más alto la tradición señala estuvo preso y murió Macías el Enamorado. Es en esta época, además, cuando se construye la ermita de Santa Catalina, convertida con el tiempo en capilla del castillo y en la que, hasta el siglo XVII todavía existía el sepulcro del joven trovador.

El recinto tuvo siete lados, de los que tres se conservan en relativo buen estado, y una torre cuadrada, en la que se encuentra la puerta de acceso al castillo, conocida como Torre Techada.

Además del castillo, Arjonilla ofrece al viajero otros lugares interesantes de visitar y que forman parte de su patrimonio monumental. Es el caso de la iglesia de La Encarnación, de estilo gótico, sus antiguas casonas con ladrillo visto, la Casa del Juzgado o el Ayuntamiento Viejo, este último de corte manierista.

Te recomendamos