Iglesia de Santa María del Collado

Clasificación (0 Votos)

Plaza de los Jesuitas, 1,. 23379, Segura de la Sierra Cómo llegar

Monumento del Conjunto Histórico-Artístico. Declarado 05/07/1962. Las visitas prácticas por los visitadores de la Orden de Santiago a las poblaciones dependientes de la Encomienda de Segura de la Sierra, nos aportan numerosos datos sobre la situación de sus fábricas parroquiales, algunas de ellas construidas de nueva planta, otras con importantes obras de consolidación, ampliación o reforma.

Precisamente a través de la visita de 9 de octubre de 1525 conocemos que la iglesia parroquial de Santa María del Collado se está haciendo de nuevo, estando al frente de la fábrica el cantero maese Rodrigo. A través de la descripción que hacen los visitadores en la visita practicada al templo el 19 de enero de 1537 parece que este estaba acabado.

En esta ocasión con los visitadores viajaron a Segura de la Sierra los maestros canteros Francisco de Luna y Andrés de Vandelvira, sin duda para inspeccionar lo construido por maese Domingo, que al parecer presentaba ciertos problemas; Luna y Vandelvira elaboraron una declaración “(...) para el reparo de seguridad de la yglesia desta villa e de la nesçesidad que çerca dello tiene y lo en ella contehenydo hagan hazer en la dicha yglesia lo qual hagan de aqui a dos años primeros que vernan (...).”

En la documentación se silencia el contenido pormenorizado de dicha declaración y, por tanto, desconocemos el nivel de intervención de ambos maestros, pero debieron dar órdenes para solventar los defectos de la fábrica gótica construida por maese Rodrigo, pero también para acabar, entre otras obras, el chapitel de la torre, las escaleras del coro o la capilla abovedada del bautismo. Sin embargo, la pieza más claramente vandelviriana conservada en el templo es su portada principal, cobijada por una gran arcosolio con bóveda de medio cañón de tradición castellano-manchega; fue mandada labrar por los visitadores en 1554, aunque lo ordenado no se llevó a efecto hasta finales del siglo.

Vandelvira murió en 1575 y, por tanto, no pudo ocuparse en ella, pero en cualquier caso la pieza responde a un claro esquema compositivo desarrollado por él en las portadas de las iglesias de San Miguel de Jaén, San Juan Evangelista de Mancha Real, o la de San Nicolás en Úbeda, pero con una mayor sequedad constructiva y ornamental no exenta de corrección clásica; está conformada por el consabido arco de medio punto sobre impostas con jambas y rosca cajeadas, el cual está flanqueado por dos pares de columnas de orden compuesto y traspilastras con el mismo orden elevadas sobre basamentos con espejos, las tradicionales hornacinas para albergar esculturas han sido sustituidas por dobles rectángulos cajeados, se completa con un entablamento coronado a los extremos con mensulones neoclásicos, colocados en la restauración que sufrió el templo años después de su destrucción parcial por las tropas de Napoleón en la Guerra de la Independencia.

Los datos aportados y las consecuencias que de ellos se pueden derivar nos sugieren una intervención directa de Andrés de Vandelvira en la iglesia de Segura de la Sierra y una fluida relación con los santiaguistas responsables de su fábrica. Esta relación se inició gracias a su suegro Francisco de Luna, maestro de cantería cuya actividad profesional desde sus comienzos estuvo estrechamente vinculada a la Orden de Santiago en tierras castellano-manchegas.

Te recomendamos