LO SENTIMOS, NO TIENES ACCESO A ESTA FUNCIÓN

Debes estar registrado para poder añadir favoritos a tu viaje.

ACCEDER


ETAPA 08: Refugio Casa Forestal La Parra - Refugio Majalserbal

El paisaje de la zona que recorremos en esta etapa se caracteriza por unas formaciones a modo de escamas muy apretadas, con calizas y dolomías que originan relieves muy abruptos y escarpados, por ello no nos equivocamos al considerar este tramo como uno de los más espectaculares por sus cortados de paredes verticales, farallones y lanchas, que marcan nuestro tránsito en todo momento.

Iniciamos el recorrido en la casa forestal de La Parra, donde se ha habilitado un refugio básico de pernocta para los usuarios de este sendero. Además del sobrecogedor paisaje que encontramos en el paraje de la Cueva del Peinero y la Cerrada de San Ginés, recorremos en parte el Aguascebas Grande y Aguascebas de Gil Cobo, dos espectaculares arroyos que se abren camino por estrechos pasos entre rocas, originando numerosos saltos de agua y donde podremos disfrutar de dos magníficas áreas recreativas.

La diversidad botánica es notable, con bosques mixtos de pinos y una serie de especies que son más abundantes aquí que en el resto del parque natural, como la sabina mora y el boj, encontrando también gran c ...

LEER MÁS LEER MENOS

Información técnica

Nombre de Ruta Rutas Bosques GR247

Rutas Bosques GR247 8: ETAPA 08: Refugio Casa Forestal La Parra - Refugio Majalserbal

HUSO 30S

COORDENADAS Según Proyección UTM Datum European 1950:

Refugio casa forestal La Parra: x509495 y4218432
Refugio Majalserbal: x509198 y4214007

COORDENADAS Según Proyección UTM Datum ETRS89:

Refugio Casa Forestal La Parra: x509384 y4218225
Refugio Majalserbal: x509087 y4213800

DISTANCIA TOTAL (EN KILÓMETROS)12000

tramos-de-asfalto-o-cemento 71 %

Tramo de pista o camino forestal o rambla 24%

Tramo de Senda 5 %

tramos-de-Vía-pecuaria 0 %

TIEMPO DE MARCHA ESTIMADOO

3 h 48 min

DESNIVEL MÁXIMO460 m

666 m
300 m

DIFICULTAD. VALORACIÓN SEGÚN MÉTODO MIDE

2

MEDIO.

Severidad del medio natural

2

Irinerario

Orientación en el itinerario

2

Desplazamiento

Dificultad en el desplazamiento

3

ESFUERZO.

Cantidad de esfuerzo necesario

DISTANCIA TOTAL (EN KILÓMETROS) 19540 M

Inicio

Al Refugio Casa Forestal La Parra se accede desde Mogón por la carretera de Las Villas JH-7155. Desde Villanueva del Arzobispo se accede por la carretera A-6202, y después por la citada carretera de Las Villas desde el Puente de Los Agustines.

Final

Desde Mogón (Villacarrillo): salimos por la carretera de Las Villas JH-7155, tomamos la pista a la derecha en el río Aguascebas de Gil Cobo y nos desviamos de nuevo hacia la derecha por la pista indicada como “Carril a Peña Corva”, hasta Majalserbal. Desde Villanueva del Arzobispo: salimos por la carretera A-6202, continuamos por carretera de Las Villas JH-7155, después a nuestra izquierda por una pista en el río Aguascebas de Gil Cobo y nos desviamos hacia la derecha por la pista indicada “Carril a Peña Corva”, hasta Majalserbal.

PUNTOS INTERMEDIOS

LUGAR

POSICIÓN

TIPO DE VÍA

Área Recreativa de Gil Cobo

Km 9,2

Carretera

CICLABILIDAD

El primer kilómetro de la Etapa se hace por camino poco definido y terreno muy irregular.

PUNTOS DE AGUA

Refugio Casa Forestal La Parra, Cueva del Peinero, Área Recreativa de Gil Cobo, inicio de la Cerrada de San Ginés, Fuente Colorá, Refugio de Majalserbal.

PUNTOS DE AVITUALLAMIENTO

Refugio Casa Forestal La Parra, Cueva del Peinero, Área Recreativa de Gil Cobo, inicio de la Cerrada de San Ginés, Fuente Colorá, Refugio de Majalserbal.

TÉRMINOS MUNICIPALES Y POBLACIONES

Iznatoraf Villanueva del Arzobispo

Rutómetro

Refugio Casa Forestal La Parra

Desde la casa forestal La Parra, el primer tramo del recorrido se realiza por campo abierto, sobre antiguos terrenos de cultivo, durante apenas 600 metros, hasta llegar a una ruina a la derecha que se corresponde con la Casa del Sotillo de la Parra. En este tramo inicial, al amanecer y al atardecer es frecuente observar alguno de los grandes mamíferos del parque natural, como ciervos, jabalíes e incluso cabras monteses, que durante la noche encuentran aquí un lugar idóneo de aprovisionamiento.

Carretera de Las Villas

Nos incorporamos a una vía estrecha y asfaltada que cruza la Sierra de Las Villas, donde debemos ir hacia la derecha. Es muy poco transitada, por lo que podremos caminar plácidamente. A los 700 metros encontramos hacia la derecha una pista de tierra que nos llevaría, si nos desviamos de nuestra etapa (2,6 kilómetros ida y vuelta), al Molino de la Parra, situado junto al Arroyo del Aguascebas Grande. Su estado es ruinoso, pero muestra la dureza de esta tierra y de las personas que hasta no hace tanto habitaban el lugar.

Nuestro trayecto continúa por la citada carretera de Las Villas, y pronto, a 2,7 kilómetros del inicio de la etapa, los paredones rocosos laterales nos marcan el único paso posible, ya junto al Aguascebas Grande, que se deja caer en varios saltos de agua. Se trata de una de las muchas cerradas existentes en el parque, que es como aquí se denomina a los valles estrechos y profundos encerrados entre paredes de roca. A la izquierda encontramos varias cavidades que muestran la acción erosiva del agua en estas montañas calizas, con formas de singular belleza.

Área Recreativa Cueva del Peinero

Esta área se ubica a la derecha de la vía y es una zona ideal para el descanso, dotada con el equipamiento característico de fuente y mesas con bancos. Es un paraje muy sombreado por el que discurre plácidamente el Aguascebas Grande, cuyas aguas cristalinas nos invitan a refrescarnos si el día acompaña. Hacia la izquierda hay una pista de tierra que nos llevaría al antiguo refugio de la Cueva del Peinero, que fue pensado como albergue de cazadores y ahora es casa rural.

Continuando por la carretera transversal, a pocos metros se gira 180º cruzando sobre el arroyo. Justo en el mismo puente, hacia la izquierda, hay una senda para subir al nacimiento del Aguascebas Grande. Es un camino con cierta dificultad, sinuoso y empinado, que nos obliga en varias ocasiones a cruzar este arroyo, saltándolo en ambos sentidos, hasta llegar al nacimiento bajo los paredones del Poyo de los Robles.

Vista panorámica

La carretera gira y gira para ganar altura. En la primera de las cerradas curvas hacia la izquierda hay una hermosísima panorámica de la casa de la Cueva del Peinero y de todo el entorno. En esta zona encontramos varios ejemplares de tejo, entre una bojeda excepcional con enebros y sabinas. Es bastante común la presencia de buitres leonados, que tienen aquí magníficos paredones, ideales para descansadero y nidificación.

Pronto sobrepasamos los 1300 metros de altitud, en suave ascenso, dejando a ambos lados varias lanchas, que son formaciones rocosas muy características, consistentes en un gran afloramiento de roca plana y más o menos lisa.

Área Recreativa de Gil Cobo

Tras un ligero descenso hasta los 1260 metros de altitud, llegamos a otro de los puntos fuertes del recorrido, el paraje de Gil Cobo con su área recreativa. Además de las instalaciones características de este tipo de áreas, fuente y mesas con bancos, en verano existe un quiosco-bar y una excepcional zona de baño, en una pequeña presa del arroyo del Aguascebas de Gil Cobo.

Más adelante, a los 250 metros del área, debemos dejar la carretera, justo al cruzar el puente sobre el arroyo, para adentrarnos por la pista forestal de tierra, hacia la izquierda. A partir de este punto la subida será constante hasta el final de etapa.

Cerrada de San Ginés

A los pocos metros de entrar en la pista, paralela al Aguascebas de Gil Cobo, dejamos a la derecha la fuente de La Cerrada de San Ginés. A partir de esta, los paredones rocosos laterales estrechan cada vez más el valle por el que avanzamos, formando un singular cerramiento cuya anchura en algún punto llega a ser poco más que la de la pista por la que caminamos.

Esta cerrada es uno de los rincones más interesantes desde el punto de vista botánico de todo el parque natural, ya que encontramos aquí varios endemismos en sus paredones, como la planta insectívora conocida como grasilla andaluza (Pinguicula vallisneriifolia), además de especies poco comunes como algún tejo y excepcionales bojedas.

Bifurcación

Al salir del estrechamiento, encontramos una pequeña explanada con una bifurcación. Por la pista de la izquierda se llega al Collado del Perenoso, lugar estratégico para ascender al Pedro Miguel, de 1830 metros de altitud, que es el techo de esta zona. Hay un panel que describe esa interesante ruta, pero es un sendero que no se encuentra balizado.

Nuestra etapa continúa por la pista hacia la derecha, por el carril de Peña Corva, donde en primavera podremos ver la violeta de Cazorla (Viola cazorlensis) y pronto disfrutaremos de una excepcional panorámica del Collado del Perenoso y el Pedro Miguel al acercarnos gradualmente a otra de las lanchas de la zona, la Lancha de la Escalera.

Fuente Colorá

La fuente se encuentra en una curva pronunciada de la pista, y cuenta con una simpática mesa de piedra que nos invita a una parada, estando el paisaje dominado por los pinos laricios o salgareños y las bojedas.

Refugio Tinada Majalserbal

A la izquierda, sobre una pequeña colina sobre la Lancha de La Escalera, a escasos metros de la pista, encontramos la edificación de una vieja tinada usada como cobertizo para el ganado. En uno de sus laterales se ha habilitado uno de los refugios de montaña para uso senderista. En la parte delantera encontraremos también un abrevadero que nos permitirá aprovisionarnos de agua.

Información Complementaria

Una planta carnívora

Los cantiles y roquedos de estas sierras, con sus colores grises y cobrizos que cambian de tono según la luz que reciben, no solo dan carácter al paisaje del parque natural. Son también, a pesar de su apariencia desnuda, todo un mundo para la vegetación. Y es que en ellos crece una enorme variedad de especies que, a pesar de su apariencia siempre humilde, son auténticas campeonas de la flora, por las dificilísimas condiciones en que son capaces de vivir. Se trata de la flora rupícola.

La más llamativa de ellas, y tal vez la más curiosa del parque natural, es la grasilla o atrapamoscas (Pinguicula vallisneriifolia), que está presente en esta etapa, concretamente en la Cerrada de San Ginés. Es una planta insectívora, en cuyas hojas viscosas quedan adheridos pequeños insectos cuyos nutrientes son absorbidos por la planta de forma externa.

Es endémica del parque natural, donde se conocen unos 70 núcleos. Al encontrarse sobre las rocas es menos vulnerable a la herbívora que otras plantas endémicas, en ocasiones amenazadas por la acción del ganado doméstico. Sin embargo, la degradación de sus hábitats, la recolección y la aridez progresiva del clima son los problemas más graves que afronta esta especie, dado que necesita de paredes que rezuman agua de manera permanente. Está clasificada en la categoría de «Vulnerable» en el Libro Rojo de la Flora Silvestre Amenazada de Andalucía.