LO SENTIMOS, NO TIENES ACCESO A ESTA FUNCIÓN

Debes estar registrado para poder añadir favoritos a tu viaje.

ACCEDER


ETAPA 05: Área Recreativa de Los Parrales - Casa Forestal Hoya de los Trevejiles

A lo largo de esta etapa se disfruta de espectaculares vistas del gran embalse de El Tranco y de grandes panorámicas de las Sierras de Segura y Las Villas.

La ruta parte cerca del Área Recreativa de Los Parrales, un lugar excelente para gozar contemplando el magnífico paisaje conformado por las aguas del embalse y las altas montañas que lo circundan. Transita por extensos bosques de pino negral a cuya sombra crece un denso sotobosque mediterráneo, con enebro, sabina mora, diversas especies de jara y matorrales aromáticos, como romero, tomillo y mejorana.

Una pequeña parte de la etapa nos acerca a la cultura ganadera y al duro oficio de los pastores trashumantes, ya que discurre por una vía pecuaria. Por ella aún circulan algunos rebaños de oveja segureña del municipio de Santiago-Pontones, que siguen realizando su viaje anual desde los verdes pastos de la alta montaña del parque natural hasta las estribaciones orientales de Sierra Morena, en la comarca de El Condado.

Poco antes del kilómetro 7 hay un desvío señalizado de 1,4 kilómetros que nos conduce a la Risca del Guijar ...

LEER MÁS LEER MENOS

Información técnica

Nombre de Ruta Rutas Bosques GR247

Rutas Bosques GR247 5: ETAPA 05: Área Recreativa de Los Parrales - Casa Forestal Hoya de los Trevejiles

HUSO 30S

COORDENADAS Según Proyección UTM Datum European 1950:

Área Recreativa Los Parrales: x519841 y4226353
Casa F. Hoya de los Trevejiles: x515603 y4226787

COORDENADAS Según Proyección UTM Datum ETRS89:

Área Recreativa Los Parrales: x519729 y4226146
Casa F. Hoya de los Trevejiles: x515491 y4226580

DISTANCIA TOTAL (EN KILÓMETROS)17500

tramos-de-asfalto-o-cemento 0%

Tramo de pista o camino forestal o rambla 77,14 %

Tramo de Senda 9,72 %

tramos-de-Vía-pecuaria 13,14 %

TIEMPO DE MARCHA ESTIMADOO

5h 45 min

DESNIVEL MÁXIMO543 m

731 m
723 m

DIFICULTAD. VALORACIÓN SEGÚN MÉTODO MIDE

2

MEDIO.

Severidad del medio natural

2

Irinerario

Orientación en el itinerario

2

Desplazamiento

Dificultad en el desplazamiento

3

ESFUERZO.

Cantidad de esfuerzo necesario

DISTANCIA TOTAL (EN KILÓMETROS) 19540 M

Inicio

Al Área Recreativa de los Parrales, situada entre la Presa del Tranco y la aldea de Cañada Morales, se llega a través de una pista forestal de 300 metros que parte de la carretera A-319.

Final

A la Casa Forestal Hoya de los Trevejiles se accede por una corta pista forestal asfaltada desde la carretera A-6202, que une Villanueva del Arzobispo con la Presa del Tranco.

PUNTOS INTERMEDIOS

LUGAR

POSICIÓN

TIPO DE VÍA

Entorno de Fuente Pinilla

Km 10,5

Pista forestal

CICLABILIDAD

No es ciclable el tramo por vía pecuaria ente los kilómetros 8 y 10,5.

PUNTOS DE AGUA

Área Recreativa de Los Parrales, abrevadero de Los Parrales, abrevadero de arroyo Gollete, Casa Forestal Hoya de los Trevejiles

PUNTOS DE AVITUALLAMIENTO

En el sendero: Hornos de Segura, Cortijos Nuevos.
Cerca del sendero: No hay

ENLACES CON OTROS SENDEROS

GR 144

TÉRMINOS MUNICIPALES Y POBLACIONES

Hornos de Segura Beas de Segura Sorihuela del Guadalimar

Rutómetro

Pista Risca del Guijarrón

Desde la carretera A-319, entre la entrada a la casa rural Los Parrales y el camping Montillana, se inicia el camino por una estrecha pista forestal dirección noroeste, habiendo en el lugar diversa señalización. Algunos tramos de esta vía están cerrados al tráfico de vehículos a motor mediante una cadena, siendo un camino poco transitado, sinuoso y casi siempre en ascenso que discurre por la cara oriental de la Risca del Guijarrón, montaña muy conocida en esta zona y situada estratégicamente sobre la presa del embalse de El Tranco. La vegetación que encontramos en el inicio es la propia de las zonas bajas del parque natural, con clima más suave, es decir, bosques de pino carrasco, con encinas, romeros, lentiscos, coscojas, enebros, sabinas moras y diversas especies de jara.

A los 500 metros del inicio cruzamos un pequeño llano conocido como La Hoya de los Conejos, y a partir de aquí comienza una subida algo más pronunciada. La pista en algunos tramos es bastante pedregosa debido al carácter rocoso del sustrato de la zona.

Fuente de los Parrales

A la izquierda del camino encontramos una de las fuentes-abrevadero construidas por el ya desaparecido ICONA. Conviene aprovecharla porque hasta el kilómetro 13,5 no volveremos a encontrar otra fuente.

Bifurcación

En la primera bifurcación de pistas que encontramos debemos tomar la de la derecha, ya que la de la izquierda finaliza a los 500 metros y sirve de acceso la tinada de Los Parrales. Las vistas sobre el embalse de El Tranco, y sobre las montañas que nos rodean, a medida que ascendemos, comienzan a ser de impresión. Pronto vemos los primeros pinos negrales, propios de la franja altitudinal que alcanzamos. A la izquierda, a media distancia, dejamos la Lancha del Guijarrón, mientras a lo lejos vemos unas antenas y una casita blanca en lo alto que nos indican la ubicación de la cima Risca del Guijarrón.

En el kilómetro 5 pasamos por un collado, y justo en ese punto cruzamos también un cortafuegos, encontrándonos ya sobre los 1150 metros de altitud.

Bifurcación

Nueva bifurcación de pistas en la que deberemos tomar la de la izquierda. A la derecha contemplamos en lo alto de un cerro la caseta de vigilancia de incendios conocida como La Bandera, en el Cerro Peguera, a 1328 metros. La pista derecha muere 500 metros más adelante, en el Arroyo de Montillana, junto a un nacimiento de agua muy abundante, conocido como Las Raíces. No existe fuente, ya que se canaliza el agua desde el propio nacimiento para abastecer diversas infraestructuras de la zona baja del valle.

Desvío a la Risca del Guijarrón

Tras un ligero descenso llegamos a una cañada, y en este punto debemos dejar la pista girando hacia la derecha por una senda, ancha al principio, por la vertiente izquierda del Cerro Entredicho.

Pero antes de continuar es obligado desviarse de la ruta y seguir la pista por la que hemos transitado desde el inicio, para subir hasta la Risca del Guijarrón, a 1,4 kilómetros, que es sin duda uno de los puntos fuertes de la etapa. Más tarde deberemos volver a este punto para continuar la etapa por la citada senda.

El Guijarrón, con sus 1273 metros de altitud, es un balcón natural que cuenta con una espectacular caseta de vigilancia, sobre los cortados de un aéreo peñasco. Desde aquí podremos visualizar cimas como Almorchón, El Banderillas, El Yelmo y Caballo Torraso, entre otras, y una de las panorámicas más amplias del embalse de El Tranco. Es bastante frecuente sorprender a esquivas cabras monteses sorteando con gracilidad las dificultades del terreno rocoso, y que nos sobrevuelen buitres leonados y algún que otro córvido. Desde la cima nos llama la atención la Lancha de Guijarrón, una plancha de roca con forma de cresta que se precipita hacia la presa de El Tranco.

Vía Pecuaria en Los Tres Mojones

La senda discurre pronto por encima de los 1200 metros, dejando atrás, a la derecha, el cerro del Entredicho y más tarde la Piedra de los Tres Mojones, ambos por encima de los 1300 metros de altitud. La denominación de este lugar responde al hecho de ser la divisoria de tres términos municipales diferentes, Sorihuela del Guadalimar, Hornos de Segura y Beas de Segura.

Nuestro camino transita en este tramo en dirección preferentemente noreste hasta encontrar la vía pecuaria, dónde viraremos bruscamente hacia el oeste. En esta vía pecuaria el sendero Bosques del Sur coincide con el sendero de la Trashumancia GR 144 durante algo más de dos kilómetros. Este tramo es bastante peculiar, pues más que un camino en el sentido usual del término, es una ancha franja, como es propio de las vías ganaderas. En este caso la vía pecuaria discurre por bosque de pino negral con muy poco matorral, teniendo numerosas veredas en paralelo que se entrecruzan a veces. Es el camino utilizado anualmente por miles de cabezas de ganado en su tránsito desde los pastos de alta montaña a los bosques adehesados de clima más cálido. Por ello las veredas tienen bastante piedra suelta y sufren procesos erosivos importantes. Hay bastante señalización con balizas y marcas en roca para indicar la dirección correcta, y en algún punto hay pasos entre roca con cierta pendiente, donde se debe tener precaución para evitar resbalar.

Pista de Fuente Pinilla

La vía pecuaria desemboca en una pista forestal ancha. Si la tomáramos hacia la derecha nos llevaría a los cortijos de Fuente Pinilla, aún habitados, en un pequeño valle que previamente hemos podido contemplar desde arriba cuando caminábamos por la vía pecuaria.

Al salir a dicha pista iremos hacia la izquierda, para girar nuevamente a la izquierda a los 100 metros por otra pista forestal algo más estrecha. La vegetación de esta zona es la característica de la media montaña, es decir, bosques de pinos negrales con romerales y algunas encinas, salpicados con cornicabras, enebros y sabinas.

Bifurcación Puntal de la Sabina

En este punto debemos tomar una pista forestal, estrecha y en mal estado, que sale a la derecha dirigiéndose hacia el valle del Arroyo de los Mansegosos. Pero antes merece sobradamente la pena realizar otro pequeño desvío de 1100 metros por la pista de la izquierda hasta el Mirador del Puntal de la Sabina, dotado de un panel que interpreta las excepcionales panorámicas que se divisan, con los parajes y picos que desde allí se brindan al caminante.

Fuente-abrevadero de Arroyo Gollete

Bajando por el lado izquierdo del Valle de los Mansegosos, en una curva de la pista, dejamos a la izquierda una fuente- abrevadero, al lado de unas junqueras y zarzas, que nos invitará a hacer un último alto en el camino. Al otro lado del valle, algo más abajo, contemplamos frutales, nogales y algunos chopos, que nos indican que el paraje estuvo antaño habitado, pues se encuentran allí las ruinas de los Cortijos de los Mansegosos.

Olivares de montaña

Ya en la zona baja, con panorámicas imponentes del embalse de El Tranco y su presa, y frente al espectacular Valle del río Guadalquivir, encontramos dos pequeños zonas olivares de montaña que deberemos cruzar siguiendo la pista; el primero de ellos cuenta con una rudimentaria valla ganadera y puertas de malla (alambre) a la entrada y a la salida. Es muy importante cerrarlas a nuestro paso para evitar perjuicios al propietario, ya que la valla impide la entrada de ciervos y otros grandes herbívoros al olivar. En este punto cruzamos el arroyo por el que hemos bajado.

Unos 150 metros antes del final de la etapa nuestra pista desemboca en otra transversal que tomaremos a la derecha, ya frente a unas cortijadas en la Hoya de los Trevejiles.

Casa Forestal Hoya de los Trevejiles

Finalmente llegamos a la casa forestal Hoya de los Trevejiles, donde acaba la etapa. Aunque no está restaurada, la casa sorprende gratamente porque es una de las mejor conservadas en el parque natural, ya que cuenta con una fuente, jardines, cenadores, piscina y pajareras, testimonio de épocas pasadas en las que los gestores del patrimonio forestal tenían reservados algunos lugares muy especiales. La casa forestal se encuentra cerrada y en ella no se ha habilitado refugio.

Información Complementaria

El pino negral o resinero

El pino negral (Pinus pinaster) es el rey del paisaje de esta etapa, como lo es de gran parte de los territorios del parque natural situados en la franja altitudinal de los 1000 a los 1300 metros, y en ocasiones más arriba. Su madera es menos apreciada que la del pino laricio o salgareño de las zonas altas, pero tiene mucha resina, lo que durante siglos le ha valido ser muy valorado y utilizado en repoblaciones. De hecho, parte de las grandes extensiones que hoy domina estuvieron antaño ocupadas por encinares, robledales y formaciones vegetales lauroides de madroños, etc.

La resina se extraía mediante profundos cortes hasta las primeras capas del leño, canalizando el espeso líquido que salía hasta recipientes de barro sujetos al tronco, llamados potes. De ella se obtenía la trementina, que tenía diversos usos en perfumería y en la industria química. En medicina popular se ha usado como balsámico y antiséptico en las afecciones respiratorias.

Es más exigente en calor y más resistente a la sequía que ...

LEER MÁS LEER MENOS