Los paisajes

UN PAISAJE FRONDOSO, ENÉRGICO Y DIVERSO

El sur verde existe: está en las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Sólo aquí es posible que se fundan el luminoso azul de los cielos mediterráneos, el blanco de la nieve en las cumbres y el verde de la mayor masa boscosa continua de España. Esta mágica combinación de luz, alta montaña, grandes bosques y pequeñas aldeas no se da en ningún otro lugar de España.

El Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas es sobrecogedor por la enorme extensión de sus territorios montañosos, agrestes, donde la huella humana se integra en usos tradicionales, conformando un paisaje equilibrado, pero comandado por las fuerzas de la naturaleza. No por ello es menos familiar y acogedor en sus blancas aldeas, en sus ríos y arroyos transparentes, en sus amables lomas olivareras.

VER MÁS

El clima

UN CLIMA EQUILIBRADO Y LUMINOSO

El Parque Natural tiene un clima de montaña muy equilibrado. Puede definirse como clima mediterráneo continental de montaña, lo que implica fuertes contrastes, aunque matizados por la altitud. Pero, si comparamos el clima de estas montañas con el de otras de nuestro país, es muy difícil encontrar otras donde la luz, la temperatura, el agua y la nieve se den de manera más proporcionada que en el parque natural.

Aquí no sufrirás grises inviernos donde el dominio del agua y la nieve obligan a encerrarse durante interminables meses. Tampoco tórridos periodos estivales en los que resulta difícil salir de la sombra durante la mayor parte de las horas del día.

VER MÁS

La geología

Fósiles que atestiguan que esta zona fue un mar, impactantes montañas y farallones, pliegues, fallas, gargantas, cuevas, simas… Todos estos elementos, bien visibles en el Parque Natural, nos hablan de una historia donde la mente se enfrenta al reto fascinante de navegar por dimensiones temporales que escapan a nuestra percepción habitual del tiempo.

En el apartado "Donde la Tierra habla" encontrarás información muy detallada de 27 lugares donde podrás apreciar las huellas que han dejado en el Parque los movimientos geológicos de la zona, fortísimos, pero tan lentos que son imperceptibles a la escala de la vida humana. En el apartado "Un paisaje portentoso" tienes información sobre el relieve del Parque y sus llamativas geoformas.

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas se encuadra geológicamente dentro del conjunto de montañas andaluzas conocidas como Cordilleras Béticas, que se distribuyen desde Cádiz a Jaén, para continuar por la provincia de Albacete hacia el Levante, y después de sumergirse bajo las aguas del mar Mediterráneo, para emerger formando el archipiélago balear.

VER MÁS

El agua

EL AGUA AMA AL PARQUE NATURAL

El río Guadalquivir, eje que vertebra la vida en Andalucía, tiene su nacimiento en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Por eso se ha dicho que Andalucía nace en estas montañas. También aquí brota el río Segura, de manera que este Parque es la fuente de dos ríos que más riqueza generan en el sur de España. La profusión del agua es una de las cosas que más te va a maravillar en el parque, lo que resulta especialmente reconfortante para los sentidos en el contexto de su clima mediterráneo.

El agua ama al Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Atraída por sus montañas y sus bosques, acude en su busca con constancia, y lo recorre de todas las maneras posibles. Fluye por su piel modelando a su gusto el paisaje con valles, gargantas y cañones. Y se deja querer por el ser humano recostándose en serenos embalses encajados entre laderas arboladas o sirviendo de riego vivificante para los cultivos de huertas y olivares.

VER MÁS

La vegetación

UN BROCHAZO VERDE EN EL MAPA DEL SURESTE IBÉRICO

Cuando entras en el parque natural te da la sensación de estar cobijado por una acogedora bóveda verde, bajo la que te sorprende una ingente variedad de plantas. Conocer la flora del parque, fotografiarla o simplemente contemplarla, te dará la íntima satisfacción de estar en uno de esos enclaves únicos que aún quedan en el continente europeo.

A vista de pájaro, las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas impresionan por lo extenso y tupido de la cubierta vegetal que forman sus bosques, que constituyen la mayor masa forestal de España. Pero, si miramos con detalle, aún quedamos más impactados por la enorme variedad de especies que la integran: se conocen más de 2200 especies de plantas con tallo. Es decir, que en una superficie que no alcanza el 0,5% del territorio español peninsular se acumula nada menos que el 25% del total de las especies de plantas que viven en él.

Entre las plantas del Parque destaca la familia de las bellas y sofisticadas orquídeas, con 52 especies, que constituyen más de la mitad de las que hay en la península ibérica.

VER MÁS

Las setas

EL PARAÍSO DE LAS SETAS DEL SUR

Para los aficionados a las setas, el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas es, simplemente, un paraíso, tanto por la variedad de especies como por la gran abundancia de ejemplares. La recogida de níscalos -aquí llamados guíscanos- (Lactarius deliciosus, L. sanguifluus) es un verdadero deporte popular para los habitantes del parque, que cada otoño se lanzan apasionadamente a los pinares para volver a casa con grandes cestas repletas de este manjar.

Son populares otras muchas setas comestibles, como la seta de cardo cuco (Pleurotus eryngii), la cagarria (Morchella esculenta, M.conica, M. elata), la seta de chopo (Agrocibe aegerita) y la seta de tocona (Pleurotus ostreatus). Especialmente codiciadas son las exquisitas setas conocidas como sombrilla (Macrolepiota procera) y seta de primavera o de San Jorge (Calocybe gambosa).

VER MÁS

Los animales

SIÉNTETE PARTE DEL VIBRANTE TEJIDO DE LA VIDA

En pocos lugares de Europa podrás ver tantos animales salvajes en plena libertad como en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, donde la fauna ibérica tiene un refugio excepcional.

Emociónate en ese momento mágico en que tu mirada captura a la cabra montés trepando por inverosímiles cresterías rocosas. El ciervo, el gamo y el muflón también aparecerán en cualquier rincón. Contemplarás los grupos familiares formados por hembras y jóvenes, incluso grandes machos solitarios. La simpática ardilla autóctona te sorprenderá jugando a ser acróbata en los bosques.

Si miras al cielo, te sorprenderás de lo fácil que es contemplar al buitre leonado dominando con vuelo pausado los nevados altiplanos y los encajados valles.

Y si tienes suerte verás a un animal que hoy es el orgullo del parque: el quebrantahuesos. Tras extinguirse en 1986, su vuelta a estas sierras es fruto de un ambicioso y complejo proyecto de reintroducción. Su elegante silueta junto a los cantiles más agrestes es la mejor prueba de que el ser humano suma, puede corregir el rumbo y volver a vivir en armonía con el resto de la naturaleza, y reintroducirse en el sur de España, jugando este parque el papel de núcleo de cría y suelta en libertad, para el conjunto de la Comunidad Autónoma de Andalucía, y más allá. Ese sueño es posible en las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Cuando vengas, lo comprobarás.

VER MÁS