Turismo activo

Turismo activo

Senderismo

Si existe un modo para conocer profundamente nuestro territorio, es con el ritmo pausado pero firme del recorrido por los senderos.  

Otras rutas

Añadir a Cuaderno de Viaje

Ascensiones a la Peña de Jaén y Tajos de la Mella

Alternativa 1. Peña de Jaén (circular):
Distancia aproximada: 3 Km
Dificultad: Baja hasta el collado y media-alta a lo largo de las crestas.
Tiempo estimado: 1 hora

Alternativa 2. Tajos de la Mella (circular)
Distancia aproximada: 5,5 Km
Dificultad: Baja hasta el collado y media-alta a lo largo de la cresta.
Tiempo estimado: 2 horas

Aproximación en vehículo: Desde la carretera de Circunvalación tomamos el
desvío que sube a la piscina del Tiro Nacional. A 1 Km, cuando la carretera
empieza a serpentear, nos encontraremos junto a una casa de piedra (el
Cortijo de Almodóvar), una pista que sale hacia la izquierda. Ahí dejaremos el vehículo.

Continuamos a pie en dirección al collado que forman la Peña de Jaén y los
Tajos de la Mella (extremo norte del cerro de los Morteros). El camino
transcurre entre chaparros y algunos hermosos ejemplares de encinas. En tan
sólo quince minutos nos encontraremos en un collado en el que existe un pilar
utilizado como abrevadero. Desde ahí disfrutaremos de unas hermosas vistas
de toda la sierra de Jaén y, en los días claros de Sierra Nevada. Desde aquí 
tenemos dos  opciones:

Si decidimos ascender a la Peña de Jaén, a nuestra izquierda, tomaremos
un sendero de cabras que nos encamina hacia la cresta por la ladera sur y
que se pierde rápidamente entre los inclinados y afilados escarpes calizos
que conforman toda la zona alta de este monte. Tendremos que continuar por
este terreno rocoso procurando acercarnos a la línea de cresta y buscando
los pasos más adecuados, por lo que la ascensión resulta bastante
dificultosa. Al cabo de treinta minutos estaremos en una de las “peinetas”,
como llaman los montañeros a estas cumbres, sobre unos impresionantes
tajos que caen a plomo hacia el Norte. Pocas ciudades cuentan en su entorno
inmediato con un mirador tan majestuoso como el que nos ofrece esta
emblemática peña.

El descenso podemos hacerlo por la ladera contraria dejándonos caer hasta
el collado que forman las dos peinetas y coger una vereda que desciende al
principio con bastante pendiente entre los tajos, por un terreno aparentemente
inaccesible, y gira luego a la izquierda bordeando el monte por debajo de los
acantilados. Nos conducirá hasta el collado del abrevadero.

Si decidimos ascender a los Tajos de la Mella y “crestearlos” tendremos
que tomar desde el mismo collado una vereda que sube hacia la derecha y
que, a través de un pequeño trepadero, nos permite colocarnos en la línea de
cresta. La senda se descompone y habrá que continuar, como en el caso de
la Peña de Jaén, con mucho cuidado, por encima de las rocas, procurando no
alejarnos de la cresta, pero prestando atención al precipicio, ya que
caminamos por encima de tajos de hasta 70 y 80 metros. Merece la pena, sin
embargo, por las vistas de que iremos disfrutando todo el camino.
Continuaremos hasta la parte más alta (1245 m) y una vez culminado el
monte bajar por la vertiente Oeste hasta encontrar un paso accesible.
Saldremos cerca de un refugio de piedra y a partir de ahí cogeremos el
camino que nos baja a la ciudad.

Desde el collado también podemos recorrer los tajos por su parte inferior,
siguiendo alguna de las sendas de animales que suben paralelas a ellos. Esta
opción presenta menos dificultad y puede ser interesante para quienes vayan
en busca de rutas de escalada. A lo largo de más de 1 Km de paredes
rocosas nos encontraremos con gran cantidad de ellas. Se trata de un
verdadero paraíso para los escaladores a sólo unos minutos de la ciudad.

  Compartir en:    facebook    youtube

Síguenos en

Facebook - Jaén Paraíso Interior Twitter - Jaén Paraíso Interior youtube