Naturaleza

Naturaleza

Parque Natural Despeñaperros y Paraje Natural de la Cascada de la Cimbarra

De impresionante orografía y gran belleza paisajística, este pasillo natural ha sido tradicionalmente el acceso a Andalucía desde la meseta castellana. .

¿Qué visitar?

Añadir a Cuaderno de Viaje

Monumentos

1155718798iglesia_418x600 Santa Elena

Centro Histórico e Iglesia parroquial de Santa Elena

Casco Urbano

Como es característico en el urbanismo colonizador de Sierra Morena el elemento más destacado es su plaza. Se trata de un amplísimo espacio rectangular, abierto a calles por cada uno de sus cuatro lados, donde se dan cita los edificios más emblemáticos de la villa: la iglesia parroquial, en uno de los laterales cortos, con su verticalizada espadaña que tiene su réplica en la torreta para reloj y campana del ayuntamiento, un edificio apaisado de dos cuerpos con grandes vanos verticalizados dispuestos a eje. El tercer edificio en importancia es el pósito de Diezmos y Labradores, también de estructura longitudinal y cubierto con teja árabe a dos aguas.
A partir de la plaza se organiza la planimetría del pueblo. En las calles predominan las perspectivas axiales, las casas tienen la misma altura y proporciones, el entramado es reticular, como trazado a cordel, y la estructura geométrica. En un sólo punto el trazado urbano de Santa Elena se aparta del modelo neoclásico: su perímetro no pudo ser cuadrado porque la condición de "puerta de Andalucía" le hizo estirarse para adaptarse a la carretera y crear la necesaria infraestructura para acoger a viajeros y visitantes.
En la actualidad el centro histórico de Santa Elena tiene incoado expediente para su declaración como Bien de Interés Cultural.

Iglesia Parroquial de Santa Elena

La Iglesia parroquial de Santa Elena se erigió en 1793 sobre una antigua ermita medieval, levantada para conmemorar la victoria cristiana en la batalla de las Navas de Tolosa, que tuvo por escenario estos parajes. Construida en mampostería revocada y pintada, su sencilla fachada, de reducidas dimensiones, habla un lenguaje clasicista: una ligera escalinata enfatiza la puerta de acceso, compuesta por un arco de medio punto sobre impostas, flanqueado por pilastras toscanas, que dan paso a un entablamento terminado en un frontón triangular con óculos a cada uno de sus lados. Sobre la cornisa de este primer cuerpo se alza una airosa espadaña, de estructura piramidal en tres niveles, con pinaculillos en los extremos y huecos de medio punto para campanas. La espada subraya su jerarquía convirtiéndola en el edificio más alto de la plaza.
En su interior presenta una sola nave de cajón, cubierta con bóveda de medio cañón y lunetos dobles a los lados. El presbiterio se abre con un arco toral y también se observan hornacinas formadas por columnas toscanas, entablamento y frontón triangular. Este espacio se cubre con bóveda de aristas y se ilumina con dos grandes ventanales en forma de óculos. La cabecera la preside la imagen escultórica de la patrona, Santa Elena, entre columnas dóricas que soportan un entablamento y un frontón curvo.

Añadir a Cuaderno de Viaje  
lacarolina1

La Carolina

La Carolina, fundada como capital de las Nuevas Poblaciones por Carlos III en el siglo XVIII, es un excelente ejemplo del urbanismo racional de la Ilustración. Entre los edificios más significativos destacan el Palacio del Intendente Olavide, la Iglesia, el Ayuntamiento, la Cárcel y las Torres de la Aduana, además de un buen conjunto de arquitectura doméstica. Destaca también un monumento a la batalla de las Navas de Tolosa.

Añadir a Cuaderno de Viaje  
Ruinas Castro Ferral

Ruinas del Castillo de Castro Ferral

De este castillo sólo quedan vestigios de un torreón de tapial construido por los musulmanes con anterioridad a la batalla de las Navas de Tolosa. Se sitúa en el interior del Parque Natural, en las alturas del puerto del Muradal, para guardar el Paso de la Losa, ruta entre Andalucía y la Meseta. Se accede exclusivamente por pista forestal.

En 1169 el Castillo de Castro Ferral fue conquistado por caballeros calatravos comandados por Fernando de Icaza, segundo Maestre de la Orden. No obstante, antes de la batalla de las Navas de Tolosa, la fortaleza se encontraba de nuevo bajo el control musulmán. Ferral protagonizaría varios hechos de armas durante la campaña militar que concluiría con el triunfo cristiano de la Navas (1212). La importancia estratégica de este castillo, al controlar uno de los tradicionales pasos de Sierra Morena, le convertía en un objetivo imprescindible para todo ejército que pretendiera atravesar la zona.

El traslado de la frontera a las Cordilleras Béticas marcó el declive de Castro Ferral, que perdió su papel de vigilante de los accesos al Valle del Guadalquivir. A esta circunstancia se unió la fundación de Santa Elena (Ermita de los Palacios), que le restó importancia como centro de referencia para la escasa población de aquellos contornos. En época indeterminada lo aportillaron para evitar que se convirtiera en guarida de salteadores.

El castillo de Ferral estuvo formado por tres recintos defensivos. El primero, actualmente el peor conservado, lo constituía una amplia empalizada en talud de tierra que cerraba la cúspide del cerco describiendo un círculo casi perfecto. Esta línea defensiva es más sólida y pronunciada en los extremos Norte y Noreste, donde el desnivel del terreno es mayor.

En su interior se desarrolla un segundo recinto, posiblemente construido en tapial de tierra sobre basamento de mampostería, del que se conservan diversos restos y dos bastiones que pudieron proteger la entrada al castillo.

El núcleo central del castillo está formado por un recinto rectangular de tapial de argamasa, en cuyo interior son visibles los restos de subterráneos, posiblemente aljibes.

Añadir a Cuaderno de Viaje  
castillo de las navas

Ruinas del Castillo de las Navas de Tolosa

El Castillo de Navas de Tolosa, fue construido por los musulmanes en torno al siglo X para el control de los pasos naturales de Sierra Morena. Conquistado definitivamente por los cristianos durante la Campaña de las Navas de Tolosa (1212), fue desmantelado parcialmente en 1473, tras desaparecer la frontera con el reino nazarí de Granada. De este conjunto fortificado cabe destacar una torre hexagonal de tapial que conserva aproximadamente catorce metros de su altura.

El Castillo se sitúa en las proximidades de la carretera nacional IV, pasado el kilómetro 265, entre Santa Elena y La Carolina, o bien tomando la salida 265 de la Autovía de Andalucía para acceder al complejo Orellana-Perdiz, desde donde es visible la fortaleza. Al ubicarse este castillo dentro de una dehesa ganadera la visita deberá guiarse y autorizarse por sus propietarios (Orellana-Perdiz).

El castillo de Navas de Tolosa pudo edificarse a finales del siglo X, formando parte de una red de fortificaciones que jalonaban los caminos que enlazaban Córdoba con la Meseta, función que compaginaría con el control de las minas de plata de Sierra Morena. Sin embargo durante el siglo XII los almohades amplían sus defensas intentando con ello establecer una red de fortalezas que frenasen el avance de los ejércitos cristianos por el Alto Guadalquivir. Los cristianos pasaron a cuchillo a sus defensores dos días después de la batalla de las Navas de Tolosa.

El castillo estuvo formado por una torre hexagonal erigida sobre un elevado promontorio rocoso, convertido en una significativa defensa natural. La torre fue construida en tapial de argamasa y enfoscada con una gruesa capa de mortero de cal, de similar factura al realizado en el castillo de Baños de la Encina. Está completamente maciza y no contiene espacio habitable alguno; no obstante presenta un pequeño pozo o aljibe en el centro. En el antepecho que corona la terraza se conservan los restos de una estructura que podría identificarse con una cámara de tiro o amplia saetera, que vigilaba el camino que discurre al pie de la fortaleza.

Aunque el escarpe rocoso sobre el que se asienta esta fortaleza proporciona una defensa natural, sus defensas se incrementaron con un recinto de muralla también de tapial, posiblemente en época almohade, que circundaría una pequeña aldea aterrazada que surgió al abrigo de este castillo.

Añadir a Cuaderno de Viaje  
Urbanismo Aldeaquemada

Urbanismo de Aldeaquemada

El urbanismo colonial en Aldeaquemada

Aldeaquemada nació como cruce de caminos, fiel a esa función es la disposición de sus calles: urbanismo rectangular, de largos ejes rectilíneos. Aldeaquemada, es sin duda, la "Perla urbanística de Sierra Morena", por sus innovaciones urbanísticas de estructuración de las calles en ejes transversales que la dividen en cuadriculas y por la conservación de su trazado original, de ahí que se pueda considerar todo el casco urbano de la localidad como un monumento más. Las calles están perfectamente alineadas con los puntos cardinales, y la iglesia con el altar
hacia oriente.

Además podemos encontrar otros monumentos arquitectónicos en Aldeaquemada, que proceden de la época de la colonización de Carlos III, destacando:

• Iglesia de la Purísima Concepción (Siglo XVIII). Iglesia de tipo colonial, con una sola nave. De tendencia verticalizada con relación al resto de edificios. Su fachada es de ladrillo y se articula en dos cuerpos. En el primero de ellos, de forma rectangular, los únicos elementos diferenciados son una estrecha portada con arco de medio punto y más arriba, dos lunetos que guardan la línea de horizontalidad. En el segundo cuerpo, se trianguliza una ligera espadaña con campanario que culmina en un pequeño frontón. Adosadas a ambos lados de la iglesia están dos casas, correspondientes a la antigua casa del cura y del comandante de puesto.

• La Casa del Comandante ha llegado también a cumplir la función de ayuntamiento durante muchos años e incluso... ¡la de corral donde se encerraban a los toros y vacas bravas durante las fiestas de San Miguel! En la actualidad es el Hogar del Jubilado, reformado e inaugurado durante el pasado mes de abril.

• Pósito de Diezmo y Labradores (Siglo XVIII). Edificio de la época de la colonización y presente en todas las fundaciones de Carlos III. Estaba dedicado a albergar los cereales que cosechaban los labradores y como almacén en épocas de hambruna. Actual ayuntamiento de la localidad, está construido en ladrillo, de planta rectangular, de dos plantas y tejado a dos aguas donde posee una discreta estructura de ladrillo abuhardillada que alberga el reloj del ayuntamiento. Nuevo usos atípicos: algunas de sus estancias han cumplido la función de calabozo, hogar del jubilado, carnicería, tele-club y, por supuesto, almacén municipal.

 

Añadir a Cuaderno de Viaje     Compartir en:    facebook    youtube

Síguenos en

Facebook - Jaén Paraíso Interior Twitter - Jaén Paraíso Interior youtube