Cultura

Cultura

Jaén, Capital del Paraíso

Historia, cultura, ocio, espectáculos, monumentos, compras, restaurantes y todos los servicios de una gran ciudad en un ambiente tranquilo, hospitalario y no masificado.

¿Qué visitar?

Añadir a Cuaderno de Viaje

Monumentos

CATEDRAL


Catedral de Nuestra Señora de la Asunción

Plaza Santa María, s/n

Ubicación
Plaza Santa María s/n
Jaén
Tel. 953234233

Horario Catedral
Invierno: de 10:00 a 14:00h. y de 16:00 a 19:00h.
Verano: de 10:00 a 14:00h. y de 17:00 a 20.00h.

Visitas guiadas
Información y reservas en la S. I. Catedral de Jaén
Tel. 953234233
Email: correo@catedraljaen.org

Es la gran catedral del renacimiento español, el monumento más importante de nuestra provincia, un edificio que te asombrará por su gran belleza y su impresionante singularidad. La catedral de Jaén domina el paisaje de manera sublime, con sus torres visibles desde kilómetros y que guían al viajero desde la lejanía.
La catedral fue levantada sobre los cimientos de una antigua mezquita tras la conquista de la ciudad por Fernando III allá por 1248. Tras varias fases constructivas de estilo gótico, como el friso que se puede contemplar en el callejón trasero, durante el siglo XVI comienza la gran obra renacentista, pero ahora bajo el nuevo estilo al “antiguo” o “romano” entonces imperante. A tal fin son consultados los arquitectos Jerónimo Quijano, Pedro Machuca y Andrés de Vandelvira, siendo este último el que se quedará como Maestro Mayor a partir de 1553 hasta su muerte en 1575. Durante este tiempo sólo se realizarían las dependencias auxiliares: Sala Capitular, Sacristía y Bóveda Panteón más el Archivo y Biblioteca en planta alta, que ocupan el bloque lateral de la cabecera en el ángulo suroriental. Aunque parezca poco, sin embargo es lo suficiente para condicionar el esquema del desarrollo del cuerpo basilical de la iglesia al dejar también planteado el alzado del muro de la nave sur. Dicho esquema consistía en una planta de tres naves, todas a igual altura, separadas por grandes pilares que conforman una estructura modular cubierta con bóvedas vaídas.
Este esquema, absolutamente vandelviriano, fue continuado por su aparejador y fiel colaborador, Alonso Barba, hasta finales del siglo, si bien con pareceres de otros arquitectos como Francisco del Castillo, Juan Bautista Villalpando y Lázaro de Velasco, que poco variaron. Después se interrumpen las obras por falta de medios hasta que en 1635 se emprenden de nuevo, bajo el impulso del obispo don Baltasar de Moscoso y la dirección del arquitecto Juan de Aranda Salazar. Esta fase comprende hasta 1660, fecha en que se consagra la nueva catedral, cuando se había realizado el tramo que va desde la cabecera hasta el crucero, cuya cúpula es traza de Aranda. Una tercera fase, emprendida en 1667 por los pies, será dirigida por el discípulo de Aranda, Eufrasio López de Rojas, quien diseña la fachada, luego concluida por su continuador al frente de las obras, Blas Antonio Delgado, quien remata las torres a principios del s. XVIII. La última fase se emprendería en 1736 bajo la dirección del salmantino, José Gallego y Oviedo del Portal, y afecta al tramo comprendido entre la fachada y el crucero, centrándose su intervención en la construcción del coro, acaso la parte más disonante con el proyecto renacentista. Por último, Ventura Rodríguez, ultimaría algunos detalles para su terminación y sobre todo diseñaría la magnífica Capilla del Sagrario, como templo anejo, en el lado noroccidental, en perfecto equilibrio con el opuesto de la Sacristía, en un estilo barroco clasicista romano, finalizado por su sobrino Manuel Rodríguez, justo en 1800.
Entre las piezas más importantes de la Catedral destacamos: la imagen de Nuestro Padre Jesús ("El Abuelo"), escultura de pasión con mayor devoción en la provincia, realizada por Sebastián de Solis (XVI), las pinturas de Pedro Machuca en la Sala Capitular, las esculturas del presbiterio de Juan de Adán, el retrato de San Fernando, atribuido a Valdés Leal, la Sagrada Familia de Salvador Maella, los imponentes retablos barrocos de Santa Teresa y San Benito, la Virgen de las Angustias de José de Mora, el retablo neoclásico de la capilla de San Eufrasio, la orfebrería cordobesa del Santo Rostro, y la imaginería del Cristo de la Buena Muerte, de Jacinto Higueras. En las galerías altas del templo se encuentran las dependencias del Archivo Diocesano y en el Panteón podrás visitar la exposición permanente de arte sacro, con una interesante colección de pinturas y piezas como el relicario de Santa Cecilia o el tenebrario del siglo XVI realizado por el maestro Bartolomé.

  Compartir en:    facebook    youtube

Síguenos en

Facebook - Jaén Paraíso Interior Twitter - Jaén Paraíso Interior youtube